Una Harley-Davidson de segunda es mucho más que una moto usada, es una historia esperando por un héroe. Harley-Davidson Bogotá garantiza la procedencia de las motocicletas usadas porque solo comercializa unidades importadas por el concesionario directamente desde la fábrica.


Son sometidas a un peritaje donde se revisa el estado del motor (comprensión y fuga de los cilindros), estado general y se da un "sello" de calidad que certifica que la motocicleta se entrega con todos sus fluidos nuevos o en perfecto estado.


Para mayor información contáctenos al (57) 1 - 635 1173 / 74 / 75 Ext. 110